miércoles, 20 de mayo de 2015

EL MINISTERIO DE ANIMACIÓN EN LA MÚSICA

EL MINISTERIO DE ANIMACIÓN EN LA MÚSICA


Cuando hablamos de animación en muchas ocasiones nos imaginamos una persona haciendo gestos exagerados, o gritando o simplemente pidiendo que se repita una canción o una exaltación .
La verdad es que la animación en el ministerio de música es un carisma que va más allá de estas simples acciones.

¿Cómo determinar quién debe animar en el ministerio?

Aunque parezca una labor sencilla, no es así; no se puede definir este rol solamente porque alguien es extrovertido o porque no teme hablar en público, si fuera así esto sería para algunos pocos. Pero realmente la preparación para este ministerio es en la práctica y creyendo ciertamente que Dios está obrando en nosotros, que somos instrumentos de el, y que nuestras palabras son de ánimo para su pueblo.

Este no es un rol exclusivo de una sola persona, puede ser compartido con los miembros del ministerio y esto es importante para que en el caso de faltar halla otra persona que le reemplace .

Algunas características importantes del Animador:

1. Tiene muy buena comunicación con sus compañeros de ministerio.
2. No teme "hacer el ridículo" frente a las asambleas.
3. No es exagerado para hablar en público es decir; no grita, no hace movimientos incoherentes, hace buen uso del lenguaje.
4. Tiene testimonio y credibilidad en la gente , cuando habla tiene autoridad y es bien recibida sus orientaciones.
5. Tiene carácter para dirigir el ministerio a la alabanza y a la asamblea.
6. Viste bien en tarima, no es desordenado en su presentación personal.
7. Es carismático en su hablar y en sus movimientos.
8. Es orante y antes de comenzar su labor se encomienda a Dios .
9. Su voz es modulada para dirigir .
10. Le gusta su labor y más que un cantante o músico se considera un instrumento de ánimo y bendición para otros.

Espero que estos apuntes te ayuden a mejorar en los roles de tu ministerio, el animador es muy importante en la Iglesia y más aún cuando en las asambleas de oración llegan muchos hermanos cansados y fatigados con sus cargas, la animación es la fuerza de Dios en el ministerio de música que mueve el Espíritu para la Alabanza.


Sofia Celis
Cantautora Católica Colombiana.

miércoles, 13 de mayo de 2015

LIDERAZGO MINISTERIAL UNA NECESIDAD LATENTE

LIDERAZGO MINISTERIAL UNA NECESIDAD LATENTE





Una de las razones más recurrentes en la deserción o “muerte” de los ministerios de música es la falta de un liderazgo positivo que busque el crecimiento del grupo a nivel espiritual y personal.
Recuerdo que recién comencé con mi primer ministerio “Ministerio de Música Siloe”, sin darme cuenta resulte ser la directora, para mi sorpresa no tenía ninguna preparación para dicho cargo, y la preparación no era precisamente en conocimientos musicales porque ¡yo estaba estudiando música en la Universidad!, me refiero màs a las habilidades necesarias para fortalecer  las relaciones con las personas que estaban poniendo su confianza en mì para dirigir el grupo.
Por aquel entonces solo encontré un libro que me instruyo un poco en la tarea, pero para ser franca muchas lecciones las aprendí en el camino, aunque en este cometí errores que deterioraron algunas relaciones con mis hermanos.
Los directores de los ministerios de música tienen una misión que no es fácil de emprender; deben lidiar con emociones diferentes, temperamentos, sensibilidades, egos entre otros.
Direccionar a músicos es una tarea que requiere de mucha oración, de misericordia y sobretodo una muy buena comunicación con los integrantes del grupo.
Te quiero compartir 15 tips para un liderazgo acertado en el ministerio de la música espero te sean de utilidad.
TIPS
1. No pretendas saber todas las situaciones ni supongas, habla con tacto y directamente cuando surja algún conflicto “no musical” dentro del ensayo.
2.  Pide oración, tú necesitas mucho discernimiento y fortaleza, no te de pena que oren por tì.
3. Cuando se presente alguna situación delicada o muy delicada dentro del ministerio, pide asesoramiento de directores espirituales, especialmente sacerdotes o religiosos que puedan orientarte en la toma de decisiones.
4. No te olvides de fortalecer los lazos de amistad con los chicos del grupo, salir a pasear, jugar, comer un helado es un compartir que hace crecer los lazos en el ministerio.
5. Ten una visión clara, visualiza a donde quieres que llegue el ministerio y cual es el propósito de las reuniones y los ensayos, sin ello el ministerio estarà condenado a morir.
6. Define claramente las obligaciones de los integrantes, no te llenes de miles de responsabilidades, por ejemplo llamando, apartando la sala, organizando el refrigerio, agenda, cronograma etc. Delega a tus hermanos funciones claras.
7. Lee la Palabra, lee literatura que te aporte formación en tu liderazgo en el ministerio.
8. Se lo màs personal posible, no es lo mismo un chat o un mail que hablar con tus hermanos, que la tecnología te sea una herramienta pero no supla la relación humana.
9. Sueña cosas grandes para tu ministerio e impulsa a los integrantes a soñar en grande, la experiencia me ha dejado ver que en la medida que vemos alto en nuestros deseos en el ministerio Dios dispone las cosas para que se cumplan esos sueños.
10. Sè claro y organizado con las finanzas del grupo, designa un tesorero responsable y utiliza de manera sabia los recursos del grupo.
11. Se perceptivo si existen problemas personales en los integrantes o si hay tibieza espiritual.
12. Confronta sin ofender, si hay algún comportamiento inadecuado afróntalo de inmediato no esperes a que el problema crezca, especialmente si hay murmuración o temas relacionados con relaciones de pareja.
13. Reconoce las habilidades, fortalezas y avances de los integrantes, asì como es importante exigir se debe resaltar el esfuerzo de quienes se empeñan en la continuidad del grupo.
14. Celebra los cumpleaños de todos los integrantes e incluso de la fundación del ministerio, ello hace acrecentar el sentimiento de propiedad y compromiso.
15. No esperes que sucedan cosas extraordinarias en el ministerio, trabaja porque cosas maravillosas sucedan, con tu comportamiento, tu amistad, tu testimonio, tu crecimiento y el del ministerio.
La dirección es un regalo de Dios pero requiere de responsabilidad y de lo mejor de ti.

Dios te Bendiga.